martes, 6 de octubre de 2015



                                                    " Mis compañeros.  My mates"

           
Pinturas Sousa



Mientras fui una niña, fui una criatura llena de alegría. Los recuerdos que me rodean son la reminiscencia de cuando era una cachorrita vulnerable, inquieta y observadora. Mirándolos, volvió de nuevo a mi mente la tierra hollada por donde transitábamos habitualmente. Por la mañana al dar las ocho ya había desayunado, salíamos de casa y caminábamos juntos. Nos deteníamos delante del portón del colegio, ¡resplandecientes! ellos y yo. Mientras llegaba la hora de clase, entre juegos y risas, también me planteaba todas las preguntas que se hacen los niños sensibles cuando se asoman a la complejidad del mundo...

Hoy, al verlos recuerdo que con ellos brincaba, paseaba, corría y hasta nos calábamos de agua los días de lluvia. Entonces no había tanta moda del “running”, ni existían tantos consumidores de marcas de zapatos. Los nuestros eran los "todoterreno",  los "multiusos"..  eran los zapatos "gorila",  los compañeros desgastados.

                                                                   Ardilla






20 comentarios:

  1. Eran otros tiempos Ardilla, todo era más sencillo y humilde. Hoy vivimos en una sociedad de consumo y nos consumimos viviendo en un vacío.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto amiga. Eran otros tiempos donde lo sencillo lo hacíamos importante y no necesitábamos de muchas cosas para ser felices. Gracias por estar ahí. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué tiempos aquellos... Yo, me compraba un vestido que me sirviera lo mismo en el verano que en el invierno.
    Y era muy feliz.
    Un abrazo de todo corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran otros tiempos Josefa. Nos bombardeaban menos. Teníamos menos "necesidades" que cubrir y vivíamos. Vestíamos y calzábamos sin necesidad de llevar ningún distintivo encima que nos hiciera importantes o diferentes y aquí seguimos. Pero claro...eran otros tiempos que formaron parte de nuestras particulares historias.
      Gracias por estar aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  3. jaja
    es cierto
    Acabo de comprarme tenis nuevo
    s carísimos
    y creo que gracias a ellos corro mejor ahora que antes
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro por tí amiga. Las carreras son largas y pesadas a veces, y con unos deportivos "caros y ligeros" el trayecto seguro que es más interesante. Ya mismo le incorporarán el turbo y andarán solos. Quizá hubiera sido interesante calzar uno par de esos... Aunque pensándolo bien, se me quitan las ganas. Me hubieran salido grandes "ampollas" al saber la miseria que se esconde detrás de cada paso o carrera dado con un par de estos famosos " andarines", fabricados casi todos en el sudeste asiático. Con mano de obra barata; mujeres y niños sobre todo. Por el módico salario de dos dólares al día y una jornada laborar de diez horas. Vamos que un "peque" de allí necesitaría trabajar dos o tres meses para poder adquirir unos "tenis" fabricado por sus propias manos. En fin mucho camino por andar nos queda.
      Un abrazo amigo

      Eliminar
  4. Me ha emocionado ver esos zapatos viejos que con tanto cariño pinté para ti, ilustrando el texto. Este era su lugar. Gracias amiga por tu apoyo incondicional...por el cariño que me demuestras...por las experiencias vividas. Te quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga. Me conoces bien. Me emocioné y me hizo mucha ilusión. Me recordaron grandes momentos vividos de mi infancia que volvería a repetir sin dudarlo. Pero como eso no es posible, comparto el regalo que eso sí que se puede. Un abrazo. Nos veremos pronto.

      Eliminar
  5. ¡Que tiempos mas bonitos Ardilla! Teníamos menos, pero éramos creo mas felices, recuerdo muy bien los zapatos gorila.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Fueron tiempos especiales Conchi. Momentos entrañables difíciles de olvidar.
    Un abrazo. Pronto estaré en tu blog.

    ResponderEliminar
  7. Muito bem lembrado seu post, de velhos e inesquecíveis companheiros.
    Os meus eram "Passo doble" da marca Vulcabrás!
    Um grande abraço!

    ResponderEliminar
  8. Me doy cuenta que en todos lados hubieron un par de ellos "Paso doble, Gorilas" da igual lo importante es que fueron compañeros incansables de camino.
    Gracias Vitor.

    ResponderEliminar
  9. Hola Ardilla, te agradezco tu cariñoso comentario en mi blog, mucho me cuesta mantenerlo activo, pero sigo con vosotros hasta que Dios quiera.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ventana al mundo desde donde asomarse y compartir muchas cosas con los demás. Mucho ánimo y adelante.
      Abrazos amiga

      Eliminar
  10. Gracias amiga. Ya he cumplido dos añitos desde que empecé en esta aventura virtual y me alegro. Gracias a ello he podido comunicarme con gente encantadora como tu.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  11. Y cuán libres éramos, todo el día brincabamos y reíamos con ese par 'todo terreno' Qué alegría verte de nuevo, Ardilla. Te dejo un abrazo inmenso y de anís.

    ResponderEliminar
  12. Gracias Sara por tus palabras. Ya tenía ganas de volver con todos vosotros y como ves pisando fuerte je, je...con unos viejos amigos y compañeros destrozados por el uso y por el camino. Pero no importa formaron parte de mi entrañable historia. Pronto te haré una visita. Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  13. Que recuerdos tan bonitos, que son muy parecidos a los míos ¿ Recuerdas que daban una pelotita verde de goma, con los zapatos ? Besitos y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  14. Claro que me acuerdo de la pelota y de lo que picaba un pelotazo de una de ellas, je je.
    Gracias y abrazos amiga.

    ResponderEliminar