sábado, 2 de julio de 2016

                                                                   Los juicios


Hace algunas semanas cayó en mis manos un pequeño texto cuya procedencia desconozco, y me hizo reflexionar acerca de la "pobreza" humana cuando enjuiciamos al otro sin saber lo concreto e inmediato de su vida. La advertencia dice lo siguiente:

"No hables de lo que no viste, ni condenes lo que tú no has sentido. Cada uno sabe el dolor que carga, el peso que lleva, la dificultad que pasa y las luchas que enfrenta. Todos tenemos nuestra propia historia de vida que no merece ser juzgada por quien no la vivió ni la conoce..." 

Como decía Ortega nos cuesta reconocer que cada persona es ella y sus "circunstancias". Desconocer que cada ser tiene su propia condición y no la que nosotros queremos exigirle, es a mi juicio,  una falta de compasión y amor hacia el otro. Nada hay tan miserable como empequeñecer el mundo de los demás por medio de nuestras ignorancias, manías y cegueras. El "juicio" nos lleva con frecuencia  a disminuir la realidad, suprimiendo y desgajando imaginariamente la esencia de un ser. Quizá porque nos negamos a reconocer la dimensión de profundidad del otro, dejándonos influenciar por las impresiones que nos producen. 
Mientras nosotros perdemos el tiempo en enjuiciarnos, la naturaleza con su sabiduría se abraza...





 Fotos Ardilla

                                                                                        
                                                                 


5 comentarios:

  1. Estamos llenos de defectos. Muy buena entrada para reflexionar y asumir.
    Un abrazo de árbol!! Qué hermosas fotos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los defectos humanos que otros animales "irracionales" no tienen. Es la vida vacía del ser humano que aburrido de ella la va ocupando con su conducta y quehaceres. Uno de ellos es el juicio. El individuo va escogiendo un programa de existencia que es excluyente al resto que no actúa y piensa como él.
      Gracias por estar aquí. Un abrazo

      Eliminar
  2. Boa tarde, este seu texto é profundo para fazer refletir sobre o mesmo, na verdade, o ser humano tem o defeito de fazer juízes de valor sem conhecimento de causa, a existência da extrema pobreza tem uma causa que é a marginalização pela sociedade, é como uma bola de neve, a pobreza passa de geração para geração, é falta de escolaridade, que resulta na falta de oportunidade, sabe-se que a pobreza interessa aos donos das empresas sem escrúpulos e arrogantes, assim, deixa de existir as leis laborais e pagam aos trabalhadores o que muito bem entendem, chama-se a isto,"exploração", enquanto nós sociedade, ao assobiarmos para o lado para ignorar a realidade, contribuímos para a degradação total de pessoas tão humanas como nós, quando devíamos ser solidários.
    resto de boa semana,
    AG

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigo por tu comentario. Llevas razón cuando te refieres al hombre esguízaro; como pobre y desvalido, condenado por los mismos de su especie a una humillación y degradación como persona, pero también hago hincapié a otra clase de pobreza "humana", aquella que presenta otras carencias y que hacen al humano envilecerse por exceso de soberbia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Ardilla, una entrada excelente, de la que tenemos que aprender ya que tenemos siempre tendencia a enjuiciar a nuestros semejantes sin conocer "como bien dices" la realidad de sus vidas. Gracias por compartir.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar