lunes, 14 de agosto de 2017

                                      El mundo en la basura
                                       The world in the trash




Ilustracion: Nacho de la Osa Jiménez



"Los símbolos -decía María Zambrano- son el lenguaje de los misterios" y aunque lo que me ocurrió aquella mañana no tenía nada de misterioso, si que me extrajo del matutino paseo en bicicleta del que disfrutaba para transportarme mentalmente e interpretar lo que mis ojos veían. 
Paralelo al carril bici se encontraba uno de los tantos contenedores de basura que "adornan" mi ciudad. Bajo él ,además de bolsas - fuera de lugar- se hallaba un destrozado,   amarillento y mediano globo terráqueo: todo un "símbolo" que por instantes me produjo vacío, desengaño y terror.  Aunque la línea blanca delimitaba las dos direcciones del susodicho carril ,estaba tan ensimismada en mi reflexión sobre lo que había visto que lo único que sentí en mi vuelta a casa fue una gran confusión. Ello  hizo que mi mente y mis sentidos se olvidaran de la realidad inmediata, que era mi placentero paseo, para  que fluyera un torbellino de ideas y descontento acerca del mundo en el que vivimos.
¿Cómo encajar  aquel momento inesperado y desalentador? Al fin y al cabo se trataba de un objeto inanimado y roto; sin embargo aquel símbolo me produjo un aldabonazo que me espoleó y me conmovió hondamente. Me hizo sentir como si los lazos humanos con la vida y su entorno estuvieran desdibujándose. Pensé que la situación en la que se encuentra la humanidad, la está convirtiendo en una "fauna salvaje" la más salvaje de todos los animales que habitan este sistema llamado "mundo".
Es el límite, pensé, es donde la realidad duele y no necesita ser demostrada, pero sí manifestada con símbolos que nos muestren  la batalla que el hombre mantiene contra el planeta y contra los de su especie; con los que continuamente tropieza.  
Advertí como si los lazos humanos con la vida y su entorno estuvieran desdibujándose por culpa de una injusticia social deshonrosa y deshumanizada, con fronteras universales que se desentienden de catástrofes, guerras, epidemias, hambrunas y cualquier llamada de SOCORRO.  
Un mundo desigual, mi mundo, nuestro mundo que destruye y "mata" sin necesidad. Ricos y poderosos dominan a poblaciones extremadamente pobres. Fronteras entre un norte opulento  que  vive y se desarrolla gracias a la explotación del sur. Atrasos irreparables que hace que la "violencia"en todas sus facetas se convierta en normalidad. Injusticias, abusos y mucha muerte son el resultado de todas las confrontaciones bélicas.
La paz no parece más que una utopia. Los organismos que se crearon con el propósito de "recomponer" el orden global después de las dos guerras mundiales no parecen haber dado su fruto y mientras tanto, las "pequeñas guerras mundiales"siguen siendo las responsables de que más de cincuenta millones de personas - la mitad son niños-  tengan que huir fuera de sus países de origen:
Yemen, por ejemplo, cuenta en su haber con cinco millones de desplazados y quince mil muertos aproximadamente. La guerra, el hambre, enfermedades como el cólera, son la tónica que envuelve el sur de la península arábiga.
La sanguinaria guerra de Siria lleva más de trescientos veinte mil muertos  y seis, casi siete, millones de desplazados huyendo de atentados contra la población civil y de armas prohibidas.
República Centroafricana con unas doscientos quince mil personas refugiadas víctimas de la violencia.
República Democrática del Congo con mas de diez mil cuatrocientas víctimas de la violencia: abusos sexuales, asaltos, torturas, extorsiones y reclutamientos forzosos de menores.
La "guerra  mundial africana", o guerra por el codiciado coltán "oro del siglo XXI", que tan demandado es para la fabricación de nuestros móviles, lleva más de millón y medio de desplazados a países vecinos como Uganda, Ruanda, Tanzania, Burundi o Kenia.
Así podemos seguir mencionando a Sudan del Sur, Colombia, Ucrania...
Muchos de los desplazados huyen de gobiernos corruptos, políticas equivocadas, ideologías contrapuestas y problemas culturales o religiosos. Todos a la deriva, deambulan buscando  "auxilio"en un lugar donde ser acogidos.
Mientras algunos ríen otros muchos  se sumergen en la tristeza. El lucro de unos pocos significa el sacrificio y el sufrimiento de muchos.
"civilidad y barbarie"es la tónica de nuestro mundo. Los pobres no tienen por que avergonzarse los poderosos sí.  J. Jiménez
"El corazón de una sociedad es la ley, pero de una comunidad es el Amor" R. Rosellini
"El orden democrático en la vida se logrará tan solo con la participación de todos en cuanto persona, lo cual corresponde a la realidad humana" M. Zambrano





              
                ¿crees en los hombres? 


       







                    


                    ¿Qué carencias tienes?                                









                 

                                   Ahora yo?                            
                                                                                                                                                                                                   









    Todos somos héroes por el hecho de nacer



El que no ha sido herido no puede sanar a los demás.











    El miedo se ha impuesto a escala mundial










Todo el mundo es excelente en algo







  
Algún día llegaremos a ser seres humanos











 Donde no hay dirección hay deriva





La forma de caminar es reclamar el cumplimiento de los derechos humanos





             



 ¡Otro mundo es posible y necesario!!!!! 




Texto: ardilla
Fotos: Internet